27 de diciembre de 2011

Un elemento disperso

Mongoloid by Devo on Grooveshark 


¿Cuántos vasallos comprende un hormiguero? Los justos y necesarios para la supervivencia de la colonia, el elemento disperso es anulado, expulsado y en último termino eliminado.

Rex es un elemento disperso pero libre, carece de moral, para su bien, es un superviviente, casi único en su especie. Con el tacón de su Martinelli derecho aplasta la obrera roja hidrocefalia, expande su cuerpo hasta dos veces su tamaño en el suelo de concreto del jardín de piedras.

Durante su gestación Don Rex aún no tenía este nombre , tan solo era un cigoto huérfano de alcohol , algo falló , ciertas cadenas de su ADN relegaron el camino de conexión , simplemente lo olvidaron , sus secuencias se perdieron , a veces pasa , el puente entre un eslabón y el siguiente permanece todavía chispando en cada extremo con estática energía , buscándose , serpenteando en la osmosis , hermanos gemelos en uno y otro extremo , flotando , hasta el infinito.

El cráneo rapado de Don, es pura porcelana para Janna, que lo acaricia, suave, mientras Rex observa el desierto tras la mampara de cristal.

Soberbio el salón dorado, La Compañía cuida bien de sus mejores ejecutivos, sobre todo de aquellos que le hacen ganar dinero en el culo del mundo, como Don.

Las dunas se esconden unas detrás de otras, como temiendo al vigilante calvo, salvo la primera fila, que sin mas opción, en desfile continuo impacta en el cristal.
Rex contempla el alacrán blanco que sube la minúscula montaña ; lo sigue con el dedo , deja sus huellas en el cristal e imagina morderlo , masticarlo , saborear la ambarina sangre mientras esta lo mancha entero. Janna le agarra la espalda, siente sus pequeños senos, picudos y erectos y llega a la conclusión que igual le daría comérsela a ella en vez de el escorpión. La nívea piel de J, como la llama, debe saber bien, masticarla y comérsela, podría hacerlo pero…no es práctico.

- Tengo hambre J, debería comer algo – le devuelve el rostro sonriente a Janna.

- Tienes el plato de frijoles en la mesa Rex, desde hace un rato, deja ya de observar ese maldito desierto, vamos a comer.

- El que mas frijoles coma será el ganador.

- ¿Cuál es el premio?

- Tú procura no perder.

21 de diciembre de 2011

A Navaja

Mein Teil by Ramnstein on Grooveshark

El andaluz Kafka podría ser un obsesivo compulsivo, pues este un don que se les concede a los que quieren el orden por encima de todas las cosas, el andaluz está demasiado cansado para ordenar su vida. Nadie ordena nada aquí pues todo lleva su proceso de inicio y destrucción por si solo.

El andaluz Kafka podría ser un perfeccionista agraciado, cualidades no le falta, su tierra está rebosar de escritores, artistas y músicos que buscan la perfección absoluta pero el está demasiado harto. Que aunque quisiera, no podría sustituir su siesta por la perfección de las artes y el calor en verano es tan grande aquí.

El andaluz Kafka podría mantener el tipo y ser un ideal de cuerpo, comiendo poco o casi nada, regurgitar su alimento en el cuarto de baño. Como hacen aquellos que se creen ideales, pero el sopor le invade y el cansancio es tan grande aquí que come o muere, cuando tiene que comer.

El andaluz podría ser un adelantado empresario y crear riqueza en su propio terreno, pero es tal la vejez de sus células cansadas que para qué. Explotar, enriquecerse con el trabajo de otros, cansa tanto aquí.

El andaluz Kafka podría ser una estrella mediática o de las cultas , de las del segundo canal, pero su acento , su zezeo , es tan cansino , que dominar el castellano le ocasionaría una inmediatez absurda e innecesaria, le cuesta modular las silabas , hacerse un hombre de provecho con verborrea cuesta tanto aquí. Y el papel de las revistas de colores es tan bueno para forrar los cubos de basura, impide que el chorro lo pringue todo.


El andaluz Kafka podría presumir en los aeropuertos, al pasar el arco detector de metales, con orgullo, con la sonrisa en la cara y escupir al del uniforme: en Híspalis no me pita, allí me dejan pasar con todo lo que llevo encima.

Pero el andaluz no es ególatra, por que eso cansa mucho y deja con timidez al del Empurdá, al buen Payes ,  que se pronuncie en su lugar : en la ciudad del Conde no me pita que suena más musical , más europeo ; el prefiere beberse el cava del norteño en navidad y quitarse de golpe todo lo que lleva encima y cagarse un poco en los muertos de cualquier cocinero de diseño mientras se tapiña espetos fritos al sol de la Málaga , mojándose los pies en un mar que es mas de él que de nadie ; de todas  las maneras ser chauvinista cansa tanto aquí.

El andaluz Kafka podría batirse a espada, pero un rey prohibió las espadas aquí hace muchísimo tiempo. Por eso se inventaron las navajas, propias de Andalucía, con las que se rebanaron gaznates gabachos cuando toda Iberia era Gades. Y los señoritos a navaja no se duelan, que es de plebeyos. Así que el andaluz la utiliza para cortarse queso o las venas.

Al andaluz Kafka le gustaría que lo tomaran en serio, está cansado de los chascarrillos. Es hombre serio y triste.

Por eso cuando le viene la fuerza entre jornal y jornal , entre siesta y descanso, cuando eso ocurre quema el puente de Carranza , se tapa la cara con un pañuelo y armado de tirachinas destroza alguna que otra clavícula , con una bola de acero , al primero que pase.

Toma una finca y defeca en la subvención, en el cacique y en su Santa madre y entonces: se obra el milagro; nadie se ríe del andaluz Kafka en el Parte del medio día , no cuenta chascarrillos, parte caras.

5 de diciembre de 2011

El rumor


The Brainwasher by Daft Punk on Grooveshark

Por eso cuando llegó el rumor quedó petrificado, supo en ese instante que sus pesadillas se hacían tan reales como los sueños de mediodía. La invasión llegó montada en un ruido que llenó las cabezas. Al principio tenue, una molestia del tímpano, un tapón de cera acumulada, detrito humano concentrado en los bucles laberínticos del oído. Pero sabíamos que era la invasión, lo presentíamos más allá de la intuición de una enfermedad del oído medio.

Al segundo día el rumor se hizo extensible y apreciable en el exterior de los cuerpos. También se hizo público, se comentó entre los ciudadanos y se pensó en una epidemia. Por la tarde se hizo insoportable y cuando llegó la noche las calles, como en la realidad de mediodía día, se llenaron de enfermos de rumor pidiendo ayuda para matar el grillo dentro de sus cerebros.

Al despunte del alba el rumor se tornó ruido. Un ruido de trompetas, de sirenas antiaéreas; de guerras lejanas aunque alojadas en el recuerdo colectivo. El miedo se palpaba aleado con la ansiedad, las bandadas de pájaros se alejaban de la ciudad, los gatos huían en estampida, los gorriones caían al suelo fulminados por la entrada del ruido en sus diminutas testas.

Sobre las doce de media mañana el ruido muto a divino. Una cadencia constante tan poderosa que cualquiera se sentía rata, insecto o microbio, pústula o costilla de perro disecado. Lloraban las almas pidiendo clemencia y perdón mientras la vibrante cuerda del ruido se tensaba en el cielo.


Aparecieron como espectros, andando tranquilamente, sin temor alguno, por entre los enfermos de ruido. Sin duda eran superiores pues el sonido constante no les afectaba. Nos contemplaron como quien mira un cuadro, acercaban sus caras enmascaradas a los niños, sin tocarlos, estudiando los efectos del ruido en sus rostros. Para ellos éramos menos que mierda, éramos dignos de estudio preliminar, descartables, una vez que la invasión concluyera.

Empezaron a desmontarlo todo, obreros especializados ausentes a nosotros, que moríamos de ruido. Gritábamos, nos retorcíamos como endemoniados en el suelo, llorábamos, y nos arrancábamos el cabello.

 Los suicidas empezaron a caer de los edificios como lluvia de carne mientras ellos, sordos, desmantelaban nuestra civilización.

19 de noviembre de 2011

Los Desaparecidos


Autosuficiencia by Paralisis Permanente on Grooveshark


Siempre me ocurren cosas extraordinarias en dos momentos concretos del día.

Sobre las doce de media mañana con el sol encima, pesado y carburante, embravecido en llamas y al atardecer cuando la luna se perfila y el cielo permanece roto a jirones, cuando la mano divina toca los campos y el pico de las catedrales en forma de rayo cegador.

La otra tarde vinieron a verme los Desaparecidos. En otra ocasión contaré extraños sucesos a medio día .
Los Desaparecidos son espectros vivos, personas que siguen compartiendo este plano de la existencia aunque por unos u otros motivos desaparecieron de mi vista para siempre jamás. Los Desaparecidos quedan muertos en la corriente temporal pero vivos en los recovecos de la psique.

Mi antigua novia, la que salió huyendo, se acercaba sonriente con al mirada fija en mi hasta que desapareció, muy propio de ella, antes de tocarla. Los nuevos, los desaparecidos recientes, los que conservan el pétreo pellejo de la realidad cercana reían tomando copas, mirándome de reojo, escondidos en los carteles azules de la redes sociales, su lugar común de tertulia y encuentros.

Los despedidos de la empresa , los empresarios de las entrevistas de un solo día , los psicólogos  de pago de una sola visita y todas las furcias de discoteca ; aquellas que de un vistazo te dejan seco para difuminarse mas adelante , mientras caminan , en la oscuridad del antro dejando la cicatriz del deseo en el cerebelo animal.

Los desaparecidos no hablan pues su palabras quedaron flotando en el éter, orbitando el planeta por siempre, ahora son mudos pero solo para mi, entre ellos chismorrean , ríen y pocas veces lloran.

Los desaparecidos pueden contagiarte su indeferencia y no debes caer en ella.

¿Eres un desaparecido? ¿Fluctúas entre la masa sin dejar nada a tu paso?¿ni tan siquiera el perfume robado en los probadores de la tienda?¿te crees personal pero lo demás no? Piensas, desaparecido, que por llenarte la piel de un olor robado adquieres la personalidad del hombre del anuncio.

No suelen contestarme. Son retazos de memoria unidos con los neutrinos actuales de la realidad constante de tal forma que puedes clavarles un destornillador en la pierna que ni se enteran.

Desaparecido, vive lo que te queda de vida, ausente de todo y puede que salgas ganando.






10 de noviembre de 2011

NADA




Cuando llegó solo quiso arrullarse.

Quedarse quieta en los brazos del hombre hecho por ella.

El estaba construido de nada, la nada es materia común en los pusilánimes. Se atomiza formando en sus cabezas una mezcla de nada para rellenarlos de nada y con el tiempo la nada se deja llevar por este.

Los hombres llenos de nada.

La baba le caía suave por los labios, buscando una boca perfecta que a lo mejor con el cambio de fluidos le contagiara un poco de personalidad. Y ella así lo hizo modelándolo , construyendo el hombre perfecto para su uso y disfrute.

Ella solo era capaz a medias. Consagrada a su ego, manchado este por el ascenso de sus hermanas, necesitaba de la herramienta social del perro andaluz, tirado por las correas del sexo para alcanzar el estatus del mediocre pues sus ínfulas, al fin y al cabo, no daban para más.

Arropada por hombres: patriarcas, amigos y amantes, siempre hombres; pues las suyas le hicieron la radiografía desde el primer instante y esas no sirven. Los hombres le interesan por miedo, amor o lascivia. Un magnetismo especial.

Hecho ya el muñeco sus ansias la levitaron hasta la perfección inexistente y pretendía que en todas partes se la reconociera como tal, infeliz, armada con su hombre de paja.

Un mañana llegó otro hombre, recuerda que soplaba ese viento que desquicia aún más a los locos ,  la lluvia caía de lado mojándole la mejilla izquierda.

La nada de su esposo hacía tiempo ya que la comía desde dentro, desconocía ella que la nada se contagia. La nada inunda el Universo y se apodera de esta clase de almas.

Para el nuevo hombre ella era invisible, un trasero, una cintura, un cabello que se mueve por el céfiro; una carcasa llena de nada.

Quiso destruirlo, utilizó a su maniquí para no tener que mancharse las manos.
El muñeco falto de iniciativa tan solo pudo avanzar hasta el precipicio donde el nuevo hombre esperaba, desmoronándose peñas a bajo.

El viento soplaba fuerte otra vez, cuando bramando entre las esquinas de un solo golpe la deshizo en partículas de nada.

El nuevo hombre se marchó sin expresión en el rostro, para él no había ocurrido gran cosa.

Una gota de lluvia le cayó en la mano, fría y pura y entonces la recordó, pensó que esa era la mejor manera de redimirse para cualquier persona fagocitada por la nada.


9 de noviembre de 2011

Una sana costumbre





Cada cuatro años en San Serenin del Monte los papeles se cambian. Cada uno tiene derecho a escoger su nueva vida y los trueques de virtudes se ajustan en el ayuntamiento.
 El señor alcalde está ilusionado en tomar la vida del orate. Como en las tribus indias alcanzaba este la esencia de aquellos que nada temen, pues Dios les habla directamente, sin ayuda de intermediarios. El Loco puede pasear desnudo por la plaza mayor, miccionar en la pierna del cura y este le bendecirá pidiendo al de arriba ayuda para sostener a esta ánima perdida.
  El Comendador, enterado de la situación, no tuvo más remedio que viajar a San Serenin para aconsejar al de la vara y advertirle que su decisión podría acarrear trágicas consecuencias.
 Cuando llegó el Superior al pueblo las calles estaban vacías pero no le prestó demasiada atención al asunto. En vísperas veraniegas es normal que los nativos se agrupen en las casas huyendo del calor. Las chicharras, glotonas de sexo, raspaban sus patas y el jolgorio de la orgía desde los olivos era el único sonido en el laberinto encalado.
 El despacho del alcalde empezaba  a semejarse a la cueva de los ascetas : documentos del gobierno por el suelo , los cuadros de los monarcas torcidos en las paredes ; mareados en la trifulca del desorden,una zozobra marítima como de barco en manos de enfurecido Poseidón se hizo dueña del gabinete. 
 Don Cansino se había quitado la ropa por la parte de arriba y mostrando los pelos canos del pecho sin pudor alguno, miraba por la ventana, añorando lo que pronto sería una realidad: pasear sin preocupaciones por su pueblo con la candidez infantil que solo un loco alberga en su ser.
 El comendador en vista de la situación no perdió el tiempo en presentaciones y directamente “atacó” a Don Cansino con su discurso ensayado durante el viaje, ayudado por las notas de sus confidentes, no podía fallar.
  -Cuentan que el loco marchó para no volver , que se presta al escarnio desde el retiro , con la pata quebrada o el brazo ,vaya usted a saber ,cobrando de las prebendas del estado de esas que pagamos todos. Pero eso es solo leyenda señor alcalde. El loco es un ser enfermo y usted una gran eminencia cuajada de sapiencia.
 Dicen del Loco, con la pierna en alto y el brazo también, que deja la mano libre, la buena y como ratón corretea por la Redes, que nadie se atreve en el pueblo a meterse con el Loco, que si es así te apunta en la lista y sales en la foto. Y los retratos roban el espíritu señor alcalde y nunca más la dignidad pegada al alma se recupera.
 Que si el Loco te tacha de falso, veleta por siempre serás, que si de manflorita, piérdale usted señor alcalde, con todos mis respetos, el amor a su orto intacto. Lo que el Loco dice la gente, por miedo, lo cree.
 El Loco se ríe de todos y todos se ríen de él por lo bajo, le carcajean las gracias y se cagan en sus muertos sin que el Loco lo oiga, que ya le digo que es de los que endilgan fino.
 Los locos de pueblo son peligrosos señor Alcalde, ya sabe usted que aparte de escuchar la radio sin pilas y vestir siempre el traje de los domingos, lo mismo te come a besos que te arrean dos hostias. Y este loco parece que es de los que dan, por eso señor le tenemos miedo en la capital, que igual se planta allí y nos monta un escándalo.
 Señor alcalde , digo yo , que hacer de sustituto del Loco no le hará bien , el quiere su puesto ; mandar allí y allá , sentirse importante el tío , quitarle de la silla para sentarse en ella para siempre ; vestido con el chándal de mercadillo o el traje de ir a misa, que es capaz de cualquier cosa para presidir un pleno.
 El loco es imprevisible aunque le parezca lo contrarío, no se fié señor alcalde de una cabeza rapada que es, como los calcetines blancos, un indicativo del alma, en este caso pardusca. Usted siga en el sillón y deje al Loco tranquilo.
 Mientras el comendador guía al alcalde en la extraña tarea de sustitución de papales en el pueblo, Don Cansino obnubilado no escucha, observa por la ventana: ya se hizo de noche y las llamas hipnóticas apresan su ser, una sonrisa se dibuja en su rostro, descansará de responsabilidades burocráticas que a nada llevan. Preparado ya con su nuevo cuerpo, casi desnudo, el cabello alborotado y la mirada ida. Cuatro años de tranquilidad y luego la muerte.
 La turbamulta se desparrama cerro abajo con teas en las manos, arremolinándose en las esquinas con palos y guadañas, la cabeza del Loco en un pica, cortada y chorreante.
 El Superior comprueba como su discurso ha sido inútil. Guarda sus notas en el portafolios y marcha en el vehiculo oficial a la capital, no sea que se escape un tiro.
  -Una sana tradición la de San Serenin después de todo. Piensa el comendador retrepado en el asiento de atrás. Agarra fuerte el maletín y azuza al chofer con diligencia para que no se demore.

En el recuerdo Germán Coppini.

2 de noviembre de 2011




03:00 AM

Me queda muy poco tiempo. Mañana cuando despierte seré uno más.

Lo he visto claro pero demasiado tarde, tarde para luchar , tarde para iniciar la revolución o para cualquier clase de esperanza. Entre otras cosas por que hoy soy más de ellos que de mi mismo. Empieza en mí ser a fabricarse el modelo de realidad que ellos quieren. Dudo de lo que ahora escribo, siento como repugno de mis ideas.

Estas son las conclusiones, mañana cuando las lea de nuevo me reiré y aún siendo yo , mi familia , esposa e hijos , amigos y compañeros de trabajo los mismos todos , nada será igual. Estaré dentro y no tendré conciencia de la matriz que ahora veo con claridad.

El modelo de hombre perfecto es un inútil y el que destaca, desde la infancia ya , es apartado y ridiculizado.

El sistema educativo es pésimo a conciencia. Un laberinto de grados y postgrados que desaniman al estudiante hasta llevarlo a un callejón sin salida.

El lenguaje es primordial en los seres humanos así que fue lo que primero atacaron. Uniformando géneros, situaciones y deberes, interviniendo, alargando la lengua en una burla a todos nosotros. Si cambias el lenguaje cambias a las personas.

No tengo patria ni estado, este concepto ha sido suprimido, derogado en el inconciente colectivo. El fin de este ejercicio mental no es otro que la vacuidad. El ser humano no debe aferrarse a nada, debe permanecer manejable y pavoroso para ser llevado de un sitio a otro como el viento. El soplo de ellos nos dirá a donde.

Se suprime o modifica la historia a gusto de ellos, sin ocultarlo, con el consenso de todos. Ellos crean el tiempo para nosotros.

Se aplican las consignas de la estupidez, alargando la adolescencia, retrasando la infancia. Los niños se comportan como adultos y estos como jóvenes. El adulto piensa y clarifica; los modelos anteriores consumen.

El descontento natural de los nuevos se traduce en una sana complacencia, en una música de viejos, de asilo, de ancianos. Murió el rock hace tanto que no saben lo que es. Son ahora tragadores de conceptos que apenas llegan a deglutir.


Todos somos iguales; iguales de idiotas. La diferenciación se paga con el castigo de la reeducación. Para ello se precian mucho de colocarte a personas muy distintas cerca de ti para que reniegues de tu naturaleza y sientas lo diferente que eres.

El siguiente paso es lo que yo llamo la “animalización del ser humano” , el fin de este asunto es eliminar el altruismo , la compasión , el humanismo. Para ello se aplican con diligencia en hacernos creer que somos malignos, que el ser humano es un monstruo sádico y perverso que disfruta con la muerte, quieren que reneguemos de la humanidad, que sintamos asco de nosotros mismos. Es la manipulación total. Tan perfecta y estudiada que no tengo mas que admirarlos.
Por que el animal no razona . No quieren que razonemos, la cognición conlleva pensamiento elaborado.

El miedo a la tecnología está en nuestros genes, sus maniobras no son de una sola generación, hace tiempo atrás que maquinan en la sombra. De forma que todo lo nuevo es estudiado previamente y su uso retrasado a conciencia hasta que estemos preparados. Mientras tanto se camuflan en una falsa moral, para los creyentes o en fobia transgénica para los agnósticos.

Algunos se les resistieron, lucharon por los derechos perdidos y consiguieron grandes logros. Fueron comprados. Al principio con dinero, subvenciones y salarios bajo cuerda al final ya no hizo falta la plata. Fueron convertidos, asimilados a la maquinaria, amigos del sistema. Tan fanáticos como sus amos.

El pilar primordial de la cultura se prostituye de tal forma que ninguno mueve una pluma, un pincel o una claqueta, si no es con dinero regalado, ahora lo hacen gratis por que son creyentes, para convertirlos hizo falta regalarles el ego con calles a su nombre, películas de medio pelo costeadas con nuestro sudor.

Nos hacen creer que por nuestros desmanes no encontramos en esta situación y es cierto hemos pecado de soberbia.
Hemos sido derrochadores y nos merecemos este castigo por no rebelarnos a tiempo por no tirarlos al mar. Perdimos el tiempo consumiendo, cuidando de los árboles y las plantas en vez de patearles hasta verlos fuera de aquí pero ya es tarde.

Los modelos de lucha han sido estudiados y copiados y cuando parece que un motín se les viene encima, son ellos los que lo provocan para conseguir sus fines, es el desahogo del pobre y del rico. Pancartas estudiadas en una oficina.

La autoridad familiar ha sido suprimida, los hijos denuncian a los padres y corretean solos por las calles. Delinquen, es lógico, este poder local de educación es un provocación para ellos, solo ellos pueden enseñar. Los padres son meros reproductores.

La justicia es una farsa muy elaborada en la que nadie confía por temor a ser acusado. Ellos la mantienen solo como fachada, como muro tranquilizador sabiendo que no existe.

Los medios de comunicación fueron los primeros en caer. Derrotados asumieron su nueva condición de clarines de los que nos manejan.

A veces pienso que las castas del Norte se libran de esta manipulación ¿vivirán ellos allí? y al momento se me olvida, los del norte tan solo son otra parte mas elaborada de la maquinaria, que se nutre de su propia lengua, que se masturba con su ego mientras el segundo canal les alimenta. Revisionando sus propios documentales una y otra vez en un bucle cultural individualista.

Hace mucho quise ir al Norte, sentirme especial; un ciudadano que piensa. Descubrí, para mi sorpresa, que los de allí nos son si no un eslabón mas manufacturado de la cadena, un anillo refinado del collar que somos todos. Un paso más en la elaboración de sus arcanos fines. Piensan los de allí que son una casta superior, infelices, que sabrán ellos. Tan solo el pistón de la maquina cuyo maquinista dista mucho de igualarlos.

La inmersión es ya total , estamos hundidos en ella de manera que no la apreciamos, seguimos pensando que todo es como siempre como ayer como antes de ayer , pero el ayer no existió nunca y el mañana no existirá tan solo el hoy personal de cada uno , coloreado y feliz  de aquellos que nos dirigen.

A fin de cuentas solo somos humanos, sádicos monstruos de la creación, un experimento fallido que por raras circunstancias se encuentra ahora al mando.

Siento que los quiero. Me dejo llevar en sus manos pero no sé donde ¿Cual será nuestro futuro? ¿En su organigrama, cual será muestra función?¿Que tipo de sociedad están preparando? ¿Es este el inicio o el final de su cometido? Todo un misterio y solo ellos conocen la respuesta.

15:00 PM

Daría cualquier cosa por comer en un restaurante de esos.

31 de octubre de 2011

Los fiscales de Dios



 

Existe otra clase de mimetismo : el disfraz del esclavo.

Hubo un tiempo en Oriente donde los emperadores, tocados de la mano divina , gobernaban al pueblo. Las mentes colmenas lo agradecían , el liderazgo venido del cielo no albergaba duda sobre la ética , el honor y la justicia.

Con el tiempo los emperadores Santos cayeron, muertos por la razón del estado. Más las mentes colmena, faltos de padre sustituyeron a este por el anterior . El padre estado cuidaba amorosamente el ying privado de cada cual y con mano férrea el yang del exterior de las carcasas humanas.

Como antes , ahora las mentes colectivas están faltas de guía y el dirigente ya no es paternal ni justo , ni siquiera cruel , tan solo está ausente , no se le espera ; huyó como cuentan que antes hizo su enemigo la religión.

Abandonados a su suerte las hormigas de dos patas caminan buscando defensa en parajes hostiles.

Los que defienden a los últimos independientes, aquellos cerebros solitarios que piensan por si mismos , arriesgándose al ostracismo del clan ; mutaron.

Los sindicalistas se camuflan del color de sus amos y es muy difícil distinguirlos de estos, las manos llenas de comida del Dios ignorante que dejó a sus hijos hace tanto que ya ni los recuerda.

Uno pregonó que Dios estaba muerto, en su lugar la nueva deidad se hizo con el trono del poder. Y lo dejó vacío al poco tiempo hastiado de los de abajo, cansinos  con sus oraciones , suplicas y peticiones dadivosas. Abultó entonces el estomago de sus fiscales y la mimetización endogástrica se hizo tan perfecta que uno y otros son otrora indiferenciables.

28 de octubre de 2011

Domingo de Ramos / variación en torno al universo Origen/Inception



  

 

  El invierno se acaba.
- Es indudable, el calor, tardes soleadas, cambio de horario.
-Sabes que no podré sobrevivir mas allá del último número de esta hoja del almanaque.
- Eso no es novedad.

El chirrido de los pájaros se agudiza al paso de las personas que corretean ávidas de compras. Cuando caminan parecen congelarse en una cadencia a tres veces menos de la velocidad normal. Huele a incienso y polvo.

Las sombras de las calles angostas se trasladan o más bien se alargan hasta casi tocar los veladores.Se escucha el rumor de voces desde el bar. Si se presta suficiente atención parecen estar hablando de ellos, murmurando y conscientes todos de los dos individuos sentados en el soportal. Los pájaros se arremolinan a sus pies picoteando migajas, incluso ellos de vez en cuando alzan las pequeñas cabezas rojas de jilguero buscando arrugas en las caras de los hombres, por otra parte idénticos.

 La mesa de aluminio sube en su espalda dos vasos de vino que se calientan con los fuertes rayos del sol de abril, rápido muy rápido, ellos los apuran antes de que sea demasiado tarde.

- ¿Cuando te veré de nuevo? – Pregunta el Primero sin mirarlo a los ojos.Su vista está perdida en ese momento de pequeño éxtasis cuando solo apreciamos bultos, los ojos abiertos sin ver por que en esos instantes nos miramos desde dentro. El cerebro se contempla asi mismo y se asegura de ser el mismo trozo de carne que no sabe para que está en esta realidad pero se siente feliz- el muy zoquete- de vivirla.

-Cuando el frio, cuando las lluvias; como todos los años.
-Aquí no corre el tiempo igual y lo sabes.
-Pues no hagas preguntas absurdas, sabes que es así y siempre será.

 El silencio se aposenta en el ambiente cuando un retumbe de tambores se escucha en la lejanía rasgándolo suavemente. Ahora son los dos los que entran en el exiguo éxtasis personal de la mirada que observa sin mirar.

 Las proyecciones se visten de un Domingo de Ramos gótico y ténebre. Arropadas de negro se agolpan a la mesa, empujándose unas a otras para obtener mejor detalle de la situación.

- Diles que se marchen, me molestan. – Ordenó el Segundo , su voz amortiguada por el resonar de tambores clavado en el pecho, - me dan miedo.
- No puedo controlar las proyecciones, actúan por iniciativa propia, no te marches seguro que eso les agrada y dejaran de molestarte.

Dicho esto las personas sonrieron: todos de azabache, de traje y corbata. Camisas almidonadas y ramas de olivo en las manos.

- Me pregunto ,– cavila el Segundo en voz alta sabiéndose escuchado por los transeúntes-, sí cuando despiertes tendrás un vago recuerdo de esto.
-Siempre, la nostalgia es parte de mi ser y tu eres su encarnación. No te amedrentes por el calor siempre vuelve el invierno.
- A lo peor este año no.

 El Segundo se levanta de la silla de aluminio, toma un altramuz del plato de loza, come su contenido y escupe la cáscara, esta describe una parábola casi perfecta y en su caída roza la cara del Primero.


Los tambores se acercan impertinentes. Un estruendo de tormenta primaveral se atempera cadente al paso del Segundo que rodeado de fantasmas , veinte años más jóvenes que el, lo agarran del brazo. La lluvia lo acompaña hasta el boquete de la vía.

Su silueta se alea con las sombras de las calles carnívoras que con gusto se lo tragan.
                                        

14 de octubre de 2011

El andaluz Kafka duerme la siesta




Tan simple como desear encontrase en el mañana una tarde de calor insoportable, el andaluz Kafka despertó con la inquietud de saberse único, una pasión de huida de todo aquello que lo cansaba hasta el hastío mas absoluto y la resolución de no contemplarlo más lo hizo posible.

Conectó el aparato de televisión, tan inexistente y virtual que de tan solo un botón se alimentaba, se rearmo al instante ante su vista. En las noticias de las tres el locutor hablaba con acento norteño, como siempre, en la serie la criada chascarreba alegremente en un zezeo constante, invariable, y más tarde en el horario de las golfas, sobre las cinco, estas desgranaban su último acto fornicador ,con cualquiera que tuviera la cartera rellena , en un esplendido seseo cadente y sinuoso; como solo las putas saben relatar.

El calor permanecía cuando observó la calle desde la ventana. Las brumas se levantaban del asfalto sinuosas, las personas correteaban de un lado a otro en un trajín que ya en otro tempo pudo observar amenazante, invadiendo su ciudad como aquellas de mas allá de la pétrea muralla en Despeñaperros y como los antiguos camiones atorados en las zanjas, los entes andaluces contagiados de este terrible mal permanecían presos de la prisa, presos de la prisa...

Todo había cambiado para seguir igual. Las tiendas de toda la vida, esas desconocidas en los barrios dormitorios pero que en el casco antiguo mantenían su pabellón, fueron fagocitadas por el consumo y luego vomitadas en formas de neutros cafés holandeses.

Le llegó a sus oídos las risas firmes de los de fuera; buscaban el edén perdido, como antes de su siesta, los bárbaros de más arriba saben como gastarse los cuartos. El andaluz del futuro es un tipo serio que no tiene putas ganas de reírse de nada, tal como era en el pasado, antes le servía de expresión diferenciadora de casi el resto de los suyos, pero en el mañana el gesto agrio es lo común.

El regusto de la manzanilla en el gaznate, la nostalgia de aquella arena en sus pies y el sabor de Gades en los labios quedaba diluido por el tumulto vulgar de aquellos que no conocen nada y se creen maestros de todo.

El andaluz Kafka del futuro quiso dormir la siesta de nuevo y volver a lo ya conocido pero con el sabor del antiguo, antes de sestear por lo menos guardaba cierta esperanza, pero ahora es imposible. No desvió su psique a miles de años de distancia, solo fue encerrado en un bucle atemporal y disperso de un presente continuo.

Atorado, cautivo como el camión a Despeñaperros en la cuneta de aquella carretera en invierno, añorando un verano de siesta de calor extrema.