17 de marzo de 2016

INCURABLE



 Cuando se hicieron cargo de todo desapareció la cerveza, el chocolate y la cocina de autor. Los rascacielos, la pintura, la literatura y todas las artes en general. Los vehículos, las viviendas y todos los templos. Las granjas y los animales de explotación alimenticia, la estación espacial y el trigo, las lechugas y los centros comerciales. Las playas de recreo, los deportes de riesgo y la televisión. Las ciudades, los pueblos, villas y comarcas. Por el contrario permanecieron las fábricas, la música electrónica y la clásica, los satélites, los bosques, la fauna y el curso natural de los ríos... Y Marta.
 En apariencia todas parecen humanas aunque la única autentica sea ella. La infancia de Marta es feliz y no le falta de nada, su  mundo es un domo adaptado a una vida idílica y naturalista: cabaña de madera, lago cercano y bosque rebosante de vida. Las matronas cuidan bien de Marta como lo harían unas buenas tías solteronas.
- Algún día me marcharé de aquí. Subiré aquellas montañas y seguiré andando hasta encontrar otras niñas con las jugar. Estoy cansada de vosotras.
- ¿Y quién te cepillará el cabello entonces Marta?- U2124145 dejó que la pequeña se perdiera en sus pensamientos y continuó acariciando la melena, por el rabillo del ojo miró a M U2124145 y se comunicó con ella a un nivel cuántico, las moléculas se condesaron excitadas por los quarcks; estas hicieron mutar las muy abundantes moléculas de oxigeno en el viejo código binario que los receptores de M U2124145 no tardaron en codificar. – La niña está creciendo muy deprisa. Al instante todas supieron de esto. Los entes virtuales, las conciencias de energía que satelizan el planeta, y las sondas hiperlumínicas que cruzan el espacio camino del gran agujero negro en el centro de la Galaxia. Los humanos modificados que olvidaron que eran humanos, los animales con conciencia, las mutaciones de plasma y el Cerco Alien que mantenía el zoo en activo.
- Tú no eres como yo U 2124145, lo sé. No creces, no te haces grande y siempre tienes la misma cara. ¿Por qué me tenéis encerrada aquí? ¿Crees que nunca podré marcharme, que no puedo escapar?
Se hizo un silencio sepulcral.
-Tu no estas presa Marta puedes marchar cuando quieras- se pronunció complaciente U 2124145, y le deslizó de nuevo el capillo por la larga melena- pero ¿Dónde iras?¿ donde puedes estar mejor que aquí? - M U2124145 dejó el cuarto de manera apresurada, tenía trabajo por hacer si aún quedaba algo de tiempo.
- Sabes que te quiero U 2124145, nadie mejor que tú para cuidarme.
U 2124145 se enfrentó a la pequeña y con ambas manos le toco el rostro, si hubiera podido llorar la hubiera hecho.
-De todo lo que me rodea tú eres “lo” mejor.- Ella también parecía emocionada, acarició la mejilla de U 2124145 con sus pequeños dedos hasta que estos llegaron a la orilla del ojo izquierdo, después solo tuvo que presionar fuerte, muy fuerte.
U 2124145 sufrió unos leves espasmos que le recorrieron todo el cuerpo y aún tuvo tiempo de observar, con el ojo sano,  como Marta tiraba al suelo el ojo izquierdo de su cara; por donde metió la mano.
-Holaaaa – Gritó Marta al hueco vacío en la cara de U 2124145- ¿Hay alguien ahí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar